Acreditaciones IECS

Las firmas Infantiles

Nuria Pereira Martínez
Perito en Pericia Caligráfica, Grafología y Documentoscopia.
Instituto Europeo Campus Stellae
www.campus-stellae.com
grafology@campus-stellae.com
+0034 + 981 522 788


Las firmas Infantiles


En las primeras fases de la infancia en torno a los 5 y 9 años,  no se tiene una firma característica y diferenciada del resto del grupo. Cuando se le pregunta por su firma, se encuentran con un concepto para muchos nuevo, y una vez que conocen lo que significa se limitan a escribir su nombre sin mas adornos. 


Nuestros primeros referentes en el mundo de las firmas y la escritura son la escuela y nuestra familia mas directa, normalmente nuestros padres y madres. De este modo comenzamos a imitar sus firmas, su rubrica o el también llamado garabato. 

Es poco frecuente encontrar firmas ilegibles a estas edades, como mucho firman con nombre y apellidos. Si a estas temprana edad nos encontramos con una firma irreconocible, debemos estar atentos, ya que suelen indicar la existencia de algún tipo de conflicto o secreto generador de problemas.

A partir de los 11 y los 12 años es cuando comienza a tener especial importancia la escritura y la firma, debido  a que en esas edades edades entre los 10 y los 12 años, el pensamiento formal está a punto de iniciar su madurez psicosexual, propio de la adolescencia.

Ahora comienza el desarrollo de relaciones con  compañías del colegio, y establecer la primera conexión con amistades que serán mas intimas y estables en el tiempo. 

Todo ello se refleja en su escritura que entra en la fase de madurez. El adolescente se abre al mundo de una forma integrada.
 

Los niños y las niñas al igual que en los adultos  la firma muestra la verdadera identidad de la persona, su yo intimo.